HORACIO ROBLEDO Y ALFREDO DELGADO